"Siento miedo, tiemblo. La habitación se ha vuelto oscura, invadida por la lluvia. La luz se propaga de forma acelerada, es únicamente un destello, se desarrolla en un corto intervalo de tiempo. Ella ha sido engullida por la noche eterna y ahora es escupida llenando el mundo de tristeza. Los rayos expanden su bocanada de aire, son un suspiro de las nubes negras que revolotean sobre mi cabeza. Todos deforman su cara con una mueca de espanto que los aterra, siento el palpitar de su corazón, su respiración. Escucho los susurros de una antigua leyenda, ella suena como una mujer hablando una lengua desconocida, pero llega al fondo del alma el temor que inspira, el temblor que provoca la sentencia prohibida. La garganta se estrecha, la inhalación se estropea, el sudor invade la punta de los dedos. A mi lado dos espejos imitan los movimientos de sus sombras gemelas, bajando sus cabezas. Alguien se levanta de su asiento casi dispuesto a salir corriendo, la amenaza inminente pesa sobre nuestro cuello. Alarido de pavor que abandona nuestras bocas, amargo crepúsculo que derrama gotas. Alguien observa con atención la caída que experimento en la angustia infinita, llama palpitante dentro de mi cabeza. No soporto la tensión, la desazón. Se acabó. El aliento me falta. Me sumerjo en otro sueño que no entiendo."

- Aleu Eléntari 

Al final, exista un paraíso o no, aunque en estos momentos no pueda responder a la ya muy gastada pregunta: “¿Existe un paraíso al final del camino?” me siento en total libertad de guardar la esperanza de que ahora mismo, Robin está en un inmenso campo de flores de pintura reencontrándose con todo lo que alguna vez creyó perdido.

Descanse en paz, para mí, la leyenda más grande del cine. Buen viaje, Robin. Te echaremos de menos.

RIP Robin Williams.

"Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya" 

Nagisa from Free!